9 de septiembre de 2015

Reciclar retales para hacer compresas de tela lavables



Una de mis últimas aficiones costuriles, que además me permite mejorar mis habilidades con la máquina y reciclar materiales de tela "difíciles"que no se suelen poder aprovechar para fines más nobles, es hacer salvaslips de tela lavables para uso propio.
Para los que no estén familiarizados con el mundo de las compresas y pañales lavables, así como otras alternativas de higiene femenina no desechables, recomiendo encarecidamente la lectura del blog Opciones Menstruales, pues no se me ocurre mejor resumen de todo lo que da de sí este mundillo en la blogosfera.

Yo uso copa menstrual desde hace muchos años y si aún no me había decantado por acompañarla de salvaslips lavables es por su alto precio y por la desconfianza de que realmente resulten finos y cómodos.
Pero con los materiales reciclados a mano, instrucciones en internet y máquina de coser en casa es dificil resistirse a probar un DIY. Aún me hallo en la fase de explorar el patrón que mejor se adapte a mis necesidades y a corregir los defectos de mis primeras creaciones, asi que voy a dar un primer avance con consejos para los que se quieran adentrar también en esta práctica.

En primer lugar, ¿de dónde sacar el patrón?
Pues mis primeras creaciones, que fueron un churro costuril por problemas de primeriza y las tuve que tirar, las saqué de este patrón que me pareció muy razonable. Cuando conseguí que las costuras me quedaran bien, resultó que era demasiado ancho para mis braguitas y las alas me quedaban demasiado anchas, así que lo tengo en el limbo esperando a que me decida si lo tiro a la basura o le doy un retoque a las costuras por si puedo salvarlo, recortando y recosiendo donde toque.
Después de eso vi que me tenía que hacer mi propio patrón a partir de la forma de las bragas que me gusta usar cuando tengo la regla, y eso es tan fácil como poner un papel debajo de la entrepierna de las braguitas y seguir el contorno. Despues dibujas la parte delantera y trasera de la braguita con la forma y longitud que más o menos pienses que encaja en tu anatomía, gustos y forma de las braguitas, y de ahi sacas un patron que puedes trasladar a un carton mas grueso. Eso si, teniendo en cuenta que al carecer de adhesivo el salvalip o compresa debe tener la forma que mejor se adapte al cuerpo sin desplazarse después con los movimientos, y que no se note mucho con la ropa.
Mi primer intento ha ido mejor en cuanto a anchura y longitud de las alas, pero no en cuanto a forma y longitud total, que se me ha quedado corta y no me gusta la sensación: se dobla donde no debe, no cubre bien y se nota que algo te abulta en la ropa interior.
Así que tengo que seguir mejorando mi modelo y de paso mis acabados.
El sandwich de telas, ya pespunteadas por el borde y a falta de darle la vuelta y acabar de coser  con puntada invisible. Se aprecia la forma del patrón propio, que no publico porque no he quedado satisfecha.

¿Es fácil encontrar materiales en casa para ponerte a hacer un salvaslip DIY?
Pues sí, y es genial que en en el blog que he recomendado se me hayan adelantado y hayan hecho una entrada recopilando los materiales que se pueden reutilizar:  basta retales de un palmo de diámetro de hilo de algodón, franela, terciopelo, polar, microfibra, tela de paraguas o tienda de campaña, chubasqueros, protectores de colchón, toallas viejas, camisetas... cosas muy bastas para hacer un monedero o un bolso, pero para esto van fenomenal. Luego si quieres profesionalizar el resultado sí que que tienes que acudir a tiendas especializadas para buscar materiales con mejores características.
Yo he aprendido latín estudiando todas las posibilidades y características de las telas, pero como lo que me gusta es reutilizar y reciclar, de los retales que tengo por casa utilizo las siguientes telas para las distintas capas del salvaslip:
  • Capa superior: terciopelo, franela o camiseta.
  • Capa absorvente: microfibra (¡¡ no pienso romper nada de forro polar para gastarlo en pruebas!!)
  • Capa impermeable: PUL (aunque tengo otras telas impermeables por ahí)
  • Capa decorativa: hilo de algodón, camiseta.
Aunque yo solo quiero usar salvaslips y no compresas, de mis intentonas he descubierto que al menos con los materiales que yo uso sí que conviene usar una capa absorvente para dar sensación de "seco por más tiempo", y eso hace que el resultado quede un poco más grueso.
Los materiales que yo estoy usando para mis prototipos son, pues:
  • El terciopelo de algodón del famoso pijama azul reutilizado del cual saqué material para alfileteros.
  • Una bayeta de microfibra (nueva en este caso, pero del mismo modelo de las que compro para el polvo).
  • PUL, es decir, tela de paraguas roto recuperado de la calle. Ni siquiera el paraguas roto era mío (!!!!): lo vi en la calle y "lo mandé traer" para después quitarle las varillas y meterlo en la lavadora. De momento gasto este paraguas (un paraguas infantil lamentable de Hanna Montana) pero tengo en reserva una funda de paraguas huérfana y otra tela impermeable procedente de reciclaje urbano (vamos, de otra prenda encontrada; las connotaciones éticas y filosóficas del asunto las dejamos para otro post).
  • Tela de hilo de algodón, en este caso también el sobrante de un pijama roto que utilizo muy a menudo de forro para cualquier cosa, porque aunque parezca una tela feilla luego da buen resultado cuando la combinas con cualquier cosa.
Todo materiales que podemos tener en casa.

Como realmente no necesito excesivo poder de absorción porque ya tengo la copa menstrual y sólo necesito prever una posible fuga, hice un prototipo intentando evitar la microfibra, que es lo que da más grosor al conjunto, pero el terciopelo no da sensación de "siempre seco", y no me gusta ni pizca.
Metiendo la microfibra se soluciona el problema y de paso tienes más absorción pero queda demasiado grueso, aunque espero minimizar la sensación con un patrón diferente y mejores costuras que "aplanen" las capas de tela. También tengo disponible retales de franela para probar como primera capa.

El salvaslip una vez dada la vuelta a la tela y cosido el último agujero con puntada invisible. Queda voluminosa; por eso es necesario pasarle un nuevo pespunte por todo el reborde y por el interior de la compresa, marcando de paso las lineas por las que queremos que la compresa quede fina o se dirija el flujo.
El pespunte interior lo hice sin una buena guía y me quedó bastante churro, pero creo que se aprecia bastante bien la diferencia de grosor con respecto a la foto anterior. Y lo ideal sería pasar un nuevo pespunte por en medio de la compresa y de las alas, para que quede aún más fina.
Como el diseño me esta llevando más I+D de lo esperado a lo mejor los siguientes prototipos los hago sin microfibra para no estar gastando el material a lo tonto. Con el capricho me he comprado snaps de plástico y metal y las tenazas para colocar snaps de plástico y lo que he ahorrado en telas al final me lo he gastado en otros artilugios, a los que espero dar otro uso.

La compresa plegada aprovechando el snap de plástico. Ya le puedo sacar partido a las dichosas tenazas...

En resumidas cuentas, el mundo de las compresas de tela es todo un reto para las amantes de la costura DIY por las siguientes razones:

  • Profusión de costuras "difíciles" para principantes con máquinas malorras como yo: muchas curvas, se requiere precisión, costuras al lado del borde, costuras interiores, colocación de snaps...Y todo sin que se te descuadren ni arruguen las 4 capas de tela estándar, cosa que yo no he conseguido del todo ni siquiera con prensatelas de doble arrastre.
El resultado, visto desde arriba. Muchos defectos para corregir.
  • Dificultad de encontrar algunas de las telas necesarias con mejores prestaciones, como el PUL o el material absorvente, no digamos ya de reciclarlo. Requiere aumentar al conocimiento de las diferentes telas que tenemos alrededor y estudiar cuál es la que irá mejor para cada caso.
  • Múltiples opciones de mejora en el patronaje para adaptarlo a la anatomía y costumbres de cada cual.
  • Aparte de que se necesitan varias compresas o salvaslips para usar en cada ciclo, hay que contar los accesorios, como las bolsitas para meterlas cuando estamos fuera de casa. ¡¡Horas y horas de entretenimiento y costura!!
La bolsita que me hice para guardar mi copa menstrual. ¿Reconoceis la tela? Es la seda floreada que utilizo para mis matrioskas de lata. Como siga haciendo muchas, me tendré que hacer una nueva bolsita... 

Así que ya iré publicando mis mejoras y avances. Algún día espero conseguir algo realmente hermoso que de pena utilizar, como estas compresas que se ven por ahí. De paso recomiendo a todo el mundo que se adentre en el mundillo de las copas menstruales y compresas lavables: si quien las prueba no vuelve a las opciones habituales, por algo será, ¿verdad?.



Simétrica, bien cosida, y tela preciosa: no se puede pedir más, salvo que sea útil y gustosa de usar...A ver si algún día me puedo hacer yo una similar.
Espero poder presentar algún día un resultado óptimo a nivel estético y funcional. Seguiremos informando... ¿Os he despertado la curiosidad por este mundillo a alguna?

2 comentarios:

  1. Si la usaspara la regla entiendo que le cosas la capa impermeable,pero si es como salva eslips diario con no necesitas tantas capas, solo con tela de rizo o toalla por un lado y la tela exterior por otro es suficiente. Luego a la lavadora con el resto de la ropa y si antes le echas un chorrito de agua oxigenada o un quitamanchas de Iberia antes deponer la lavadora,te ahorras lo de frotar. Por lo demás es un buen tutoriales.Mola un montón.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el comentario!
    La verdad es que si que necesito la capa impermeable, porque si no puede llegar a calar...El agua oxigenada o el oxiaction de turno si que me funcionan.
    Tengo que seguir invirtiendo en I+D... ;)

    ResponderEliminar

Tus comentarios y opiniones me motivan para seguir publicando. ¡Gracias por tu tiempo!